domingo, marzo 25

Otro cumpleaños, otra primavera...

Repentinamente, aunque esperada, llegó la primavera. Y como siempre, un año más a mis espaldas. Mi carnet de identidad dice que los cumplo hoy, pero mi madre, que es la que lo sabía con certeza, siempre dijo que nací el día 22, mientras mi padre asistía a la procesión de Jueves Santo. Así que ya son 61, aunque he decidido invertir los números a partir de ahora. Soy una muchacha de 16 años en flor, recién estrenada mi propia primavera. ¡Ay quién pudiera! Aunque claro,  hay cosas de esa época que prefiero no volver a pasar.  
Lo dicho, la primavera y yo nacimos juntas y dicen que eso da un cierto carácter. Si hacemos caso del Zodiaco, los aries somos impulsivos e impacientes. Esta es la principal característica que define a los nacidos en esta estación. Somos como esas plantas, que de la noche a la mañana brotan casi de la nada, exuberantes después de un tiempo de letargo y espera.  Es verdad, al menos así me veo yo, aunque el tiempo me atempera un poco y hace que meta menos la pata.  Eso de que estamos llenos de energía y entusiasmo por la vida es bonito, al menos a mí me gusta verme de ese modo y ojalá que los años no acaben con ese  rasgo de mi carácter. 
Dicen que los Aries no soportamos equivocarnos y nos cuesta aceptar el consejo y el juicio ajenos. ¡Ah, cuánta razón tiene aquí el horóscopo! No lo puedo remediar y la verdad es que no me siento orgullosa de ello; al contrario, me hace sufrir demasiadas veces y, a pesar de la edad, no logro superarlo.  Será por eso por lo que profesionalmente voy por libre y me cuesta tanto el trabajo en equipo. En fin, así somos los nacidos bajo ese signo del zodiaco. Y como no quiero echarme piedras sobre el propio tejado, que para eso ya están los demás; no descubriré otros vicios y defectillos con los que me identifico, aunque lo diga el horóscopo en quien casi nadie cree. Eso sí, prometo en los próximos decenios, mientras me hago vieja, ir puliendo algunos de ellos y seguir siendo una mujer entusiasta, impetuosa expresiva y sensible a las cosas buenas y bellas de la vida. Que me perdonen los que no puedan soportar tanta energía.
¡Ah! Quiero compartir con vosotros una imagen de los naranjos cargados de azahar. Lástima que no podáis disfrutar de este perfume, que cada primavera se desliza calle arriba hasta posarse en mi balcón. Un milagro que año tras año me renueva y me hace sentir que la vida vale la pena.  
¡Ah, por cierto! He cambiado la foto del perfil por otra más primaveral, sin boina, que empieza a hacer calorcillo.

6 comentarios:

  1. Pues muchas felicidades Teresa. Eres de la misma quinta que mi marido. Estas muy guapa en esa foto, claro que si te la has hecho tú, no me extraña, pues todas las fotografías que realizas son estupendas jajaja.
    Como se suele decir, no cambies nunca; que la vitalidad es una cualidad que nunca debería de apagarse.

    Besos y que lo pases feliz.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias tocaya. La foto me la ha hecho una amiga la noche del sábado. Ella mi hizo una cena especial para varios amigos en mi casa y yo no me tuve que ocupar de casi nada. Muy generosa ella. Pero ya sabes, he elegido la que quedó mejor, que no siempre salgo así. En fin, una tiene que enseñar su mejor imagen, ¿no crees?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades, Teresa!. Felicidades, de aries a aries, de una nacida un Viernes Santo a una nacida un Jueves Santo... ¡que curiosas coincidencias!. Felicidades y larga vida, Teresa, con "energía y entusiasmo".

    Pueblana

    ResponderEliminar
  4. ¡No me lo puedo creer! Qué alegría amiga mía. Me encanta que tengamos esas cosas en común. Te mando un fuerte abrazo de Aries ENTUSIASTA a Aries ENTUSIASTA.

    ResponderEliminar
  5. Ya te felicité en tu día. Nos conocemos hace 44 años,les puedo decir a tus amigas que todo lo que tienes y a donde has llegado,ha sido por tu gran vitalidad.Ahora a tu 61 años eres la mujer mas feliz y divertida,lo malo lo has dejado en un rincón,que
    todo no ha sido de color de rosa como ahora te vemos.
    Nuestras vidas fue como dos carreteras y cada una cogimos una diferente,pero siempre supimos una de otra,ahora gracias al ordenador,y yo que he cambiado un poco también estamos mas en contacto,un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Querida Fina! Es verdad lo de los caminos y que en muchos momentos ese andar ha sido más dificultoso de lo que yo era capaz de soportar. Pero he resistido, he tenido paciencia y la vida me está regalando ahora un momento dulce, a pesar de que no todo es perfecto. Me alegra muchísimo que ahora coincidamos y sobre todo que tu estés dando pasos de gigante para poder expresarte como tu eres y ser visible. Espero que sigas así.
    Un beso

    ResponderEliminar